lunes, 7 de noviembre de 2011

PREVENTORIO DE LA SAVINOSA

La Sabinosa se inauguró en el año 1.929, dando servicio como centro sanitario, durante la Guerra Civil Española el lugar fue convertido en hospital de sangre y en Cuartel, dando alojamiento a los Republicanos duarnte la derrota en el Ebro, con la liberación de la Sabinosa por parte del bando Nacional, se llevó a cabo su reconstrucción y pasó a convertirse en un preventorio antituberculoso infantil con una capacidad de 600 plazas, repartidas en nueve módulos.
La persona que supervisó las instalaciones antes de su apertura como preventorio en el año 1.946 fue la Vocal del Patronato Antituberculoso Doña Irene Roig.
Los niños que ingresaban en la Sabinosa tenían entre siete y doce años y ninguno de ellos había sido atacado todavía por la enfermedad, eran jovenes que podían ser propensos por su constitución física o haber estado en contacto con personas infectadas a poder coger la enfermedad y entraban para recibir un tratamiento de prevención de la Tuberculosis, que constaba en que los jóvenes tomasen el sol, respirasen aire puro y tuviesen una buena alimentación. La mayoría de niños que ingresaban procedían de Madrid, Gerona, Logroño, Lerida y Tarragona.


Por norma general el tratamiento duraba seis meses, aunque existían otros más cortos de una duración de tres meses que eran totalmente gratuitos, incluyendo el transporte. Este tratamiento era una medida tomada por el Patronato Nacional Antituberculoso, que formaba parte dentro del plan de erradicación de la Tuberculosis y todos aquellos niños sanos que habían convivido con alguna persona que tuviese la enfermedad podía apuntarse en el Dispensario Central Antituberculoso, en la calle Torres Amat número 8, para solicitar una plaza y recibir este tratamiento.

La Sabinosa, se encuentra ubicada en Tarragona, entre las playas de Sabinosa y la Arrabassada, teniendo el antiguo preventorio un terreno muy extenso, donde habían varias edificaciones, entre ellas los nueve módulos que mencionamos anteriormente. y que constan de entre dos y cuatro plantas cada uno, zonas donde vivían los niños.

Según algunas indagaciones que he realizado, supuestamente los módulo del uno al ocho, eran utilizados para acoger a niños con familia, los cuales llevaban una vida interna en el complejo menos estricta y dura, donde las supuestas humillaciones y malos tratos eran menos frecuentes, sin embargo, el módulo número nueve, que algunos lo bautizaron como el módulo maldito, era exclusivamente para niños recogidos de las calles, que no tenían familia, a los cuales se les trataba de forma muy diferente que al resto, recibiendo un trato mucho más duro. No existen datos fidedignos sobre esta historia sobre el módulo número nueve más alla de los testimonios de algunas personas, muchas de ellas anónimas.

Los niños que eran seleccionados para ir a pasar unos meses al complejo de la Sabinosa, ya que no todo el mundo tenía el privilegio de poder ir a pasar lo que debería ser unas buenas vacaciones, lo hacían con una ilusión tremenda, ya que imaginaban que nos les faltaría la buena comida y la vida sana en ese lugar, además podrían disfrutar de la playa y de juegos con otros niños, la idea era pasar unos meses en un lujoso albergue con su playa privada y todo, sin embargo, para la mayoría de ellos, aquello en vez de unas vacaciones llegó a convertirse en la peor de todas sus pesadillas, en un auténtico infierno.

Los niños estaban recluidos, como en una prisión, no podían ejercer el derecho de la libertad ni para ir al servicio a hacer sus necesidades a determinadas horas, tampoco podían consumir más de un vaso y medio de agua por día. Tampoco les permitían jugar de forma frecuente, y recibían continuos castigos físicos por cualquier motivo que sus cuidadoras considerasen que se salía de las estrictas normas establecidas por el centro.
El objetivo es que los niños engordasen, por lo cual el ejercicio físico estaba completamente prohivido, se castigaba con unos azotes o unas bofetadas.
Con respecto a la comida que les ponían era abundante, pero pésimamente indigesta, algunos de los niños eran incapaces de comérsela, pero los cuidadores les obligaban a ello utilizando la fuerza si era preciso.


En 1967
Un entorno precioso, en una cala donde las olas eclosionan contra las rocas, haciendo estallar miles de gotas al aire. De dificil acceso ya que está vijilado y con vaya todo alrededor. El edificio central es realmente precioso, a pesar del estado en que se encuentra, las vigas de hierro estan oxidadas y hay paredes que se mueven con peligro de caer. En mi opinión el mejor sitio y donde más he sentido, es en las duchas, junto a una maleta que hay en el suelo, otro espacio interesante es en la cocina, donde una decena de zapatilla de niños se encuentran en el suelo. Y una habitación más alla, con el suelo lleno de lo que parece ser pijamas de rallitas, supuestamente de los niños, todo ello terrorífico y apasionante a la vez.

5 comentarios:

  1. Muy interesante, precisamente yo estoy escribiendo un libro sobre la historia de la Sabinosa, desde el año 1941 hasta 1949, muchas cosa de las que escribí coinciden plenamente con la descripción de ese complejo hospitalario, después cuartel y checa durante la guerra civil, volvió como preventorio no oficial, es cuando en este lugar se cometieron las mayores atrocidades con los niños de nadie. Hasta que en 1946 fue reconstruido como centro de vacaciones para niños hijos de obreros a los cuales se les tenia que instruir en la disciplina que el régimen de Franco exigía. El libro esta basado en hechos historicos pero es novela. Pronto se editara, en principio su titulo será EL SECRETO DE MI MARIPOSA
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola AnnaH. Mi nombre es Martine Rast Boillat. me gustaría contactar contigo en privado. Mi mail es
      martinerastboillat@gmail.com. Gracias.

      Eliminar
  2. jajajaja,me da la risa jajajaja ¿como os atreveis a escribir y habalr de cosas que desconoceis???por que decis tanta mentira??alli no se maltrato a los niños ni se les daba un vaso de agua al dia eo es total y absolutamente falso,asi como que nos pegaban si nos volviamos en la cama durante la siesta,mentira tras mentira jajajajajaja

    ResponderEliminar
  3. Estoy contigo Carlos,yo estuve en el 50 y a parte la pena de estar separado de la familia los recuerdos no son malos.Comer dormir jugar correr por la playa rezar el rosario y muchas vacunas.Un dia nos llevaron a Tarragona a comprar-si tenias dinero-un recuerdo para la familia.y a los 3 meses -UN DIA PA LA VIA.
    Emilio

    ResponderEliminar
  4. Yo estuve allí. Tengo flashes de mi estancia. Pelo al cero. Sombrero de paja. Tendría 7 u 8 años como mucho,mas 7 que 8. Naves largas. Camas de hospital de aquella época blancas e ambas paredes lineales de la nave con un pequeño cajón a los pies para guardar la ropa, Al final los lavabos y duchas indeferenciadas es decir comunes. No recuerdo si la comida era buena o mala solo recuero que devolvía, le echaban serrin y me la hacían comer. El ambulatorio donde nos pesaban y ami, como engordaba me pinchaban, Vi el mar por primera vez en mi vida. Cantabamos y dabamos paseos y me encontraba con mi hermano, mayor que yo y charlábamos brevemente. En la playa había nichos de ametralladoras donde entrabamos jugando. Normalmente yo comia en la calle. El comedor eran mesas largas con tableros de mármol y fijaciones de hierro en fin recuerdos muy grabados en mi mente

    ResponderEliminar